Get Adobe Flash player

Historia

La cultura Senú hoy en día es la descendencia de los tres grandes pueblos que existían en la época de la  conquista, los Pansenu, los Senufana y Finsenu, quienes habitaron lo que hoy es el departamento de Sucre, Córdoba, Bolívar  y parte de Antioquia, se caracterizaban por ser buenos alfareros, orfebres, artesanos y agricultores con importantes desarrollos tecnológicos para el manejo de las ciénagas y áreas de inundación del río Sinú, San Jorge y Cauca mediante complejos sistemas hidráulicos que aún a la fecha es posible reconocer en la topografía local. Su estructura social y política se define en la literatura etnográfica como un cacicazgo con un importante nivel de centralización del poder y especialización de funciones de gobierno.

En la actualidad, encontramos muchas raíces culturales vivas de nuestro pueblo Senú como las que se mantienen en las comunidades localizadas en el resguardo de San Andrés de Sotavento en los departamentos de Córdoba y Sucre, considerado como el centro de referencia territorial y cultural de nuestro pueblo y cuyo título de propiedad colectiva data de épocas coloniales.

Debido al despojo de sus tierras en el marco del desarrollo y expansión del modelo económico colonial y republicano fundamentado en la Gran Hacienda latifundista y ganadera un importante número de familias emigraron en busca de mejores condiciones de vida.

Entre 1970 y 1980 se registró una significativa ola migratoria de la población Senú del resguardo de San Andrés de Sotavento hacia las estribaciones de las serranías de Avive y Ayapel, durante un periodo que caracterizó la lucha indígena por la tierra y el

inicio del movimiento indígena nacional en donde el pueblo Senú jugó un papel fundamental[1]. Las familias que migraron se ubicaron algunas de ellas en el que hoy es el resguardo indígena el Volao, el canime y otras comunidades en el norte de uraba donde hay tierras fértiles para el cultivo.

Hoy se valoran los logros obtenidos en la Constitución Nacional, pero seguimos convencidos que la organización social y una educación acorde a nuestra cultura, necesidades y expectativas, es el camino más seguro para la defensa de los derechos y es por esto, que todos los centros  e Instituciones Educativa del pueblo SENÚ , estamos dirigiendo nuestras acciones hacia la construcción y consolidación de un currículo propio de acuerdo a nuestra cultura, estructurado y  organizado; desde los planes de mejoramiento y una propuesta comunitaria , como acción estratégica en la defensa de la madre tierra.

Formulario de acceso

Sinai

Simat